Flores de Alcachofa, arte vegetal

La alcachofa en el huerto, escribe Pablo Neruda, se viste de guerrero, bruñida como una granada, impermeable bajo sus escamas. Ya en el mercado, formando en hileras como en la milicia, se muestra marcial, orgullosa. Capricho de la naturaleza es que bajo esa coraza de impenetrable apariencia se esconda un interior tan tierno, un manjar tan delicado y beneficioso para el ser humano. “Escama por escama”, concluye el poeta, “desvestimos la delicia y comemos la pacífica pasta de su corazón verde”.

Blanca de Tudela

Tras mucho trabajo de investigación en el campo y en la cocina, David Lecanda ha conseguido descifrar los misterios de este vegetal mitológico, creación de un Zeus despechado con su amante Cynara. Pionero de su presentación en forma de flor bajo el bautismo de Flores de Alcachofa en la carta de sus primeros restaurantes, David rinde culto a la variedad española Blanca de Tudela, pequeña y alargada, reclamo principal en El Pimiento Verde y definida entre sus clientes como un pequeño milagro.

INIMITABLES

Nuestras Flores de Alcachofa son las originales, auténticas e inimitables por mucho que otros lo intenten, no sólo por su sabor y textura sino por su disponibilidad todo el año con la misma consistencia

Huerta murciana y navarra
Producidas en exclusiva para el restaurante, la primera recolección de alcachofas, a caballo entre los meses de enero y febrero, proviene de la huerta murciana, mientras que la segunda, en abril, llega de la baja Navarra, dos de los puntos de producción con D.O más reputados de nuestra geografía. En el arte y la ciencia de procesar, macerar y conservar de manera natural la alcachofa fresca, recién cosechada, sin perder ninguna de sus propiedades organolépticas y nutritivas tan beneficiosas para la salud, se esconde el secreto de nuestras flores de alcachofa, que en el plato no necesitan de adornos para conquistarte.
Escama por escama, desvestimos la delicia y comemos la pacífica pasta de su corazón verde.
Pablo Neruda